¿Alguna vez habías visto este emoji ♨ y no sabes lo que significa? Si eres un usuario de Whatsapp o Telegram te lo habrás encontrado más de una vez. Curiosamente este símbolo es el que se usa en Japón para identificar a las casas de baño/aguas termales, conocidas como “onsen”. Hay veces en las que se usa ♨ o el kanji 湯 (yu, literalmente “agua caliente”).

¿Qué es un onsen?

La palabra onsen (温泉) se asocia rápidamente a los baños tradicionales japoneses. Son aguas termales de origen volcánico que se pueden encontrar en interiores, exteriores y a distintas temperaturas. Las casas de baño son las más populares, ya que la mayoría de los onsen “naturales” no disponen de WC, ni vestuario, ni prácticamente ninguna comodidad.

Por lo general, el agua debe de estar entre los 38º y 43ºC (ya sea de forma natural o artificial) y contener ciertos minerales. Algunos baños tradicionales se pueden llegar a confundir con los típicos spa porque ofrecen servicios parecidos: sauna, jacuzzi, chorros, máquina de refrescos, restaurante, etc.

Algunos hoteles disponen de onsen privado y te proporcionan un yukata (kimono de algodón) y geta (chanclas de madera). Por eso es muy común ver a gente con el yukata puesto paseando o comprando por los alrededores de estas zonas. Además, se puede reservar el onsen para que entre una pareja mixta o una familia, ya que en la mayoría de los baños se separa a hombres y mujeres.

Las ciudades de Yamaguchi y Matsuyama son “famosas” por contar con una gran cantidad de onsen al aire libre para los pies. En estos sitios es muy típico ver a gente joven que va a relajarse mientras disfruta de una buena conversación.

Es mi primera vez en un onsen, ¿qué debo hacer? photo onsen-japones-verguenza_zps7gqadk4c.jpg

Darse un baño en un onsen no es como entrar a cualquier piscina o spa occidental. Hay unas normas y una especie de “ritual”, que aunque seas extranjero, debes respetar. Te hemos enumerado, paso a paso, lo que debes hacer.

La mayoría de los lugares suelen diferenciar entre sexos porque hay que estar completamente desnudos. No, ni bikini, ni toalla. Si te da vergüenza piensa que los demás también están expuestos y que habrá gente de todas las edades. Como mucho puedes taparte “tus vergüenzas” con la toalla y después dejarla a un lado antes de entrar al ofuro (bañera/piscina).

¡Hay que ducharse antes de entrar al ofuro! Esto es MUY importante. En todos los baños hay varias duchas con gel, champú y todo lo necesario para asearse. Este paso es esencial para disfrutar de una experiencia agradable, y para no molestar a las demás personas. Es de mala educación (y casi inconcebible) entrar al ofuro sin estar aseado.

 Una vez lavado todo el cuerpo, hay que hacer un “calentamiento”, conocido como kakeyu, para habituarnos al agua caliente. Primero nos echamos agua en los pies y manos, después en las piernas, brazos y torso; y por último, en la cabeza.

✓ ¿El agua sigue estando muy caliente? Entonces vuelve a hacer el kakeyu, pero NUNCA eches agua fría dentro de la “piscina”.

✓ Dentro del onsen hace muuuucho calor y ten por seguro que sudarás. Por ello es recomendable llevar una toalla de mano para poder secarte la cara o ponértela en la frente con agua fría. Recuerda que la toalla no se puede meter nunca en el ofuro por motivos de higiene, hay que dejarla en un lugar seco.

✓ ¿Tienes el pelo largo? Entonces mejor que te lo recojas. El pelo tampoco puede entrar en contacto con el agua. La bañera debe de estar siempre limpia. Imagínate si se llenara de pelos, con todas las personas que se bañan en un día, sería muy desagradable.

  Dentro del ofuro hay diferentes “técnicas” para relajarse.

  • Hanshin – yoku” (remojar la mitad del cuerpo) sirve para acostumbrar el cuerpo al agua. Esta sirve para aquellos que tienen problemas de corazón o pulmones.
  • Zenshin – yoku” (mojar el cuerpo hasta los hombros). Dejando relajado el cuerpo y flotando, podremos mover los pies y manos para ayudar a nuestra circulación.
  • Salir del agua sin secar. Cuando la frente empieza a sudar es el momento idóneo para salir del agua. Una vez fuera, si no te enjuagas el cuerpo, ayudas a que los minerales puedan actuar en la piel.

✓ Una vez fuera, debemos secar y limpiar nuestro cuerpo antes de entrar al vestuario. Es muy recomendable que descanses y bebas agua (recuerda que estás en una piscina a 40º y vas a sudar muchísimo) para evitar mareos innecesarios. En la mayoría de onsen hay una sala de tatami para poder descansar.

Por último os dejamos un par de recomendaciones: evita entrar al baño después de comer o beber alcohol y no tomes más de tres baños al día.

Cosas que NO se deben hacer en un onsen o que pueden resultar problemáticas

 photo monos-japoneses-onsen-natural_zpsxdvogm9s.jpgx Por lo general, la gente con tatuajes tiene prohibida la entrada a las casas de baños termales. En Japón, los tatuajes se han asociado siempre a la yakuza (la mafia japonesa), aunque cada vez se va normalizando más por la cantidad de extranjeros que los llevan y algunos sitios hacen la vista gorda.

Si tienes un tatuaje pequeño, lo mejor es taparlo con una tirita o una venda. Si tu tatuaje es grande, es mejor que le preguntes al encargado.

x No nades en el ofuro, no es una piscina. Y tampoco entres al agua de golpe.

x Aunque no debería de hacer falta mencionarlo, está terminantemente prohibido utilizar cámaras dentro del onsen. Para poder hacerlo deberás de reservar un onsen privado.

x Como ya hemos dicho, el ofuro debe estar impoluto. No metas nada en el agua, excepto tu propio cuerpo desnudo.

x Los yukata que prestan algunos hoteles a sus clientes, hay que devolverlos antes de irse. Piensa que son como las batas o las toallas de Occidente.

Recuerda que el truco del onsen es ir sin ningún tipo de prisa. Es posible que al principio te sientas incómodo y nervioso al estar “como dios te trajo al mundo” delante de desconocidos, pero olvídate de eso y disfruta de la experiencia.

♨ Ocho onsen que te recomendamos ♨

Como existen tantísimos onsen y para gustos colores, hemos decidido dejaros una pequeña lista con varios onsen populares repartidos por todo Japón. De esta manera siempre podréis encontrar uno relativamente cerca, indistintamente de cual sea vuestro destino dentro del país.

►Si en nuestro viaje vamos a Hokkaido, la visita del Noboribetsu Onsen debería ser obligatoria. Es el más famoso de la región por tener nueve tipos de aguas diferentes y un olor a azufre en el ambiente. Forma parte de un parque natural, con vistas impresionantes. Saldremos del norte con una relajación máxima.

►En el distrito de Gion encontramos Ryori Ryokan Shiraume. Al lado del río de Shirakawa y con unos ciruelos de más de dos siglos de antigüedad, es un sitio perfecto en el que descansar si visitamos Kyoto.

 photo shiraume-kyoto_zpsxtnkjoqr.jpg

►En Nagano podemos encontrar el Biyu no Yado. Este onsen dispone de una cocina tradicional con carne de shinshu y sake de la zona, que hará que nos sumerjamos en una experiencia totalmente japonesa. Además de una atmósfera totalmente tranquila, cuenta con onsen privado, equipo para la temporada de esquí y transporte gratuito para el parque de los monos en Jigokudani.

►En Fukushima encontramos el Takayu Onsen. La peculiaridad que lo convierte en mágico es que las termas sulfúricas hacen que el agua sea blanca como la leche y buena para la piel gracias a su maduración.

 photo takayu-onsen-fukushima_zps5kbkyc29.jpg

►En Takayama (Gifu) podemos disfrutar de un rato en Okuhida Onsenkyo. Pese a no contar con demasiada popularidad, sus aguas puras y rodeadas de naturaleza permiten que nos bañemos al aire libre con unos paisajes impresionantes.

►Si en nuestro viaje nos centramos en la parte céntrica de Japón y no pretendemos alejarnos de Tokyo, podemos visitar Laqua. Es un spa enorme lleno de baños termales entre otros servicios. Está abierto 22 horas al día y cuesta cerca de 3.000 yenes. También recomendamos visitar el Sawanoya Ryokan, abierto desde 1949 en Ueno. Este onsen está especialmente enfocado a los extranjeros, ya que tiene libros en inglés, un trato cercano y se permiten parejas de todo tipo. Ha entrado en el Hall de la Fama de Tripadvisor.

►Si nos dirigimos al sur, pueden visitar el Beppu Onsen, en Oita. Famoso por tener un total de 2.846 fuentes termales, es un lugar ideal para descansar rodeado de un entorno urbano.

►Más al sur, en Minamioguni  (Kumamoto) descubrimos el maravilloso Kurokawa Onsen. Famoso ya entre los japoneses y extranjeros aficionados a las termas, tiene 30 alojamientos con aguas termales que representan el Japón antiguo. Una ambientación total recreada gracias en parte a los residentes de la zona.

Aparte de estas pequeñas recomendaciones, hay onsen repartidos por todo Japón y todos tienen su propio encanto. Adentrarse en una ciudad desconocida y tomar un baño en un onsen que no tenías previsto por la mañana puede ser más satisfactorio incluso que ir a los baños más famosos de Japón. ¡A la aventura!

Fuente: JaponismoNippon, Japan-Guide
Fotos: Tripadvisor, KenCanTravel, Wikimedia

Share.