Siete trucos para sobrevivir al metro en Japón

0

El metro en Japón en hora punta puede ser un infierno, con miles de personas desplazándose para ir al trabajo o al colegio. Esto provoca que los vagones de metro se vuelvan una auténtica lata de sardinas donde el espacio es un lujo que no puedes permitirte.

El sitio web RocketNews24 ha creado una lista de ideas para sobrevivir a dichas situaciones:

1. Escalando

Cuando los trenes van muy llenos, no vas a encontrar un asiento a no ser que tengas mucha suerte. Y con tantas personas alrededor y el tren moviéndose, no es fácil mantener el equilibrio así que una buena idea es agarrarse a lo que haya libre, como las barras o cualquier superficie que permita engancharse.

2. “Un dedo”

Esta técnica se utiliza cuando no hay una superficie a la que poder agarrarse. Si eres lo suficientemente algo para poder llegar con al menos un dedo al techo del vagón, esta técnica sirve para ti. Se trata de empujar el dedo contra el techo del vagón e intentar mantener el equilibrio con el cuerpo de esta manera.

3. “El kabe-don accidental”

Puede que debido a la gran cantidad de personas que hay, alguna vez des o recibas un “kabe-don” accidental. A veces, la única forma de mantener el equilibrio y no caer encima de otras personas, es apoyar la mano en la pared o la ventana, “acorralando” a la otra persona. La única norma es mirar para otro lado, para que no parezca raro.

4. Michael Jackson

A veces no sólo el espacio “corporal” es un privilegio, sino también el espacio que haya libre para poder pisar el suelo. Todo el mundo quiere poner sus pies en el suelo para poder mantener el equilibrio, pero a veces hay demasiados pies y poco espacio. El “movimiento Michael Jackson” se hace poniéndote de puntillas. Es mejor si lo combinas con la técnica de “un dedo”.

5. Déjate llevar

Si resulta que estás rodeado de gente y es imposible que te apoyes en ninguna superficie, es mejor que te dejes llevar. No te caerás porque hay demasiados cuerpos presionando, así que mejor si te relajas y te dejas llevar por los movimientos del tren.

6. El omiai (matrimonio concertado)

Esta no es una técnica, sino más bien algo que querrás evitar. Cuando entras al metro agobiado por toda la gente y decides darte la vuelta, de repente, te encuentras cara a cara con otra persona que está a centímetros de ti. Es algo incómodo, y por eso se le llama “omiai” o “matrimonio concertado”, porque sois dos desconocidos que están invadiendo el espacio del otro.

Lo peor es que hay tanta gente, que sólo te puedes volver a girar cuando se vuelven a abrir las puertas del tren y hay algo de movimiento.

7. En guardia

Normalmente, lo que ocurre en el metro es que hay una parte del vagón mirando hacia una de las puertas y la otra mitad hacia el lado contrario. Cuando se abren las puertas, inconscientemente se protegen con la espalda y se plantan en el sitio para impedir que se pase esa “frontera”, lo que provoca que haya menos gente que pueda subir al tren y hacerlo aún más incómodo.

Fuente: RocketNews24
I
magen: botorow1

Share.